20090702

Los hippies, la Guerra de Vietnam y la lucha de clases


Jose Antonio Luna 090907 - Tampa, Florida –

La década de los 60s, fue de profundas transformaciones en el país más poderoso del mundo que intentaba mantener la hegemonía militar y económica conseguida con la derrota del fascismo en Europa, un verano de 1945.
Y fue el verano de 1967 el que hizo tambalear a la gran potencia. Ese verano dejó una marca imborrable en la sociedad norteamericana tradicionalista, apática, que miraba cómo el país se desangraba con la La Guerra de Vietnam en Asia y los disturbios contra el racismo y la discriminación en ciudades como New York, Chicago, San Francisco, Detroit, Newark, (NJ), Los Ángeles, entre otras.
Para Junio las protestan contra la guerra se incrementaron a la vez que los reclamos de las minorías negras e hispanas.
Hace 40 años, el llamado “verano negro” - por la destrucción de grandes extensiones de barriadas y edificios en los disturbios raciales- estremecía las grandes ciudades del coloso del norte. 1967 fue el año que marco el inicio de una nueva cultura: la de los hippies y los anti-belicistas.
Los días calurosos de Julio y Agosto fueron sangrientos. Solamente en la ciudad de Newark, en el estado de New Jersey murieron tiroteados, a golpes de macana o aplastados por los caballos de la policía 26 manifestantes, la mayoría negros. En los disturbios que comenzaron un 11 de Julio y que finalizaron dos semanas después, con decenas de arrestados y cuantiosos daños materiales a edificios públicos y de apartamentos se unieron por primera vez negros, hispanos y los blancos pobres. Extensas zonas de habitación ardieron durante días mientras la policía perseguía a los revoltosos.
Según John C. Mcwilliam, autor del libro “The 1960s Cultural Revolucion” (Greenwood Press, 2000) el contraste de los eventos del 67 polarizó a la sociedad Estadounidense que vivía dos realidades: la del blanco que tenía todos los beneficios del capitalismo y de los negros e hispanos que vivían relegados en los ghettos de las grandes ciudades y el campo.
Los blancos jóvenes rechazaban la cultura de sus padres y se oponían a la guerra de Viet-Nam, que para Enero de 1967 había cobrado mas de 6 mil 500 vidas de soldados; mientras los negros, muchos de ellos enviados al frente de guerra como “carne de cañón”, reclamaban acceso a las escuelas, viviendas dignas, más derechos civiles y el cese al racismo y la discriminación.
Desde Enero 1967, San Francisco se había convertido en la meca de los lideres del hippismo. Miles de jovencitos llamados los “teeny boopers” ataviados con collares, flores en sus cabezas de largas cabelleras, atestaban las calles de la ciudad en lo que denominaron el “verano de amor”.
Aproximadamente 25 mil hippies se habían congregado en el Puente “Golden Gate” y sus alrededores en el llamado primer “be in” que marcaría el inicio del crecimiento galopante de los grupos pacifistas y el consumo de marihuana, mezcalina y el ácido (LSD).
También los grupos que apoyan la guerra en Vietnam salían a las calles de New York y San Francisco. A finales de la primavera del 67, más de 75 mil manifestantes llenaron las calles de New York en apoyo a la política del presidente Jonhson de enviar más tropas del sureste asiático.
Pero no todo era “amor y paz”. A millones de negros le importaba poco la guerra de Viet-Nam. Ellos vivían su propia guerra en las calles de las grandes ciudades donde comer, era un reto cada día.
En Detroit, Newark. Cleveland y otras 120 ciudades del país los disturbios en protesta contra las miserables condiciones de vida de la mayoría de la población negra se sucedían meses tras meses. En la semana del 23 de Julio, en Cleveland en el peor disturbio racial en la historia de Estados Unidos murieron 43 manifestantes y mas de 2 mil resultaron heridos. Unos 500 edificios fueron destruidos.
En 1967, muchas de las ilusiones se habían perdido. La política de convivencia racial del presidente John Fitzgerald Kennedy, (asesinado en noviembre de 1963) estaba engavetada. En abril de 1968 fue asesinado el líder religioso Martin Luther King, la gran esperanza de la comunidad negra para conseguir las reivindicaciones sociales mediante el dialogo y la no-violencia. Después de abril para los negros solamente quedaba la violencia callejera como método de lucha.
Para finales de 1967 la presencia militar de Estados Unidos en Vietnam, era mayor a los 480 mil hombres. Para noviembre de 1968 es electo presidente del país el republicano Richard Nixon quien incrementaría la presión militar en Viet-nam.

La guerra por el cambio, la lucha por una sociedad más adecuada a la realidad se dada en todos los frentes. En la radio, poco a poco penetraban las letras de canciones como “light my fire” de Doors. The beatles, Jefferson Peppermint, Rolling Stones, desplazaban a las tradicionales orquestas con letras de canciones románticas. La alusión al sexo y la droga, la guerra, la paz eran manifiestas en las canciones de los grupos de rock.

Para Agosto de 1979, dos años después del “verano negro” la llamada revolución cultural de los 60s, demostró su impacto en la juventud de Estados Unidos con el festival musical –que duro 3 días-de Woodstock, New York. En Woodstock se reafirmo los reclamos del pueblo con la presencia de mas de 400 mil hippies y admiradores bajo el lema “peace and Love” y no a la guerra.
Quizás actualmente aunque con menos estridencia la nueva corriente de músicos esta pidiendo a gritos nuevos cambios en la sociedad Estadounidense. El movimiento hi-hop, los grupos de rap, de reggeeton causan escándalo con sus letras incitando a la violencia, sexo y libertad. Es el fenómeno del rap, y reggaeton el comienzo de una nueva cultura popular que reclama transformaciones en la sociedad actual?

George Bernard Shaw, refiriéndose a los movimientos revolucionarios, declaró que éstos atraían a “lo mejor y lo peor de la sociedad”. Y esto fue lo que ocurrió en la etapa de los 60s. En una década se rompió con el mito del matrimonio en Estados Unidos, La unión libre dejo de ser un pecado social. El consumo de drogas de popularizó. Se abrieron las universidades para los negros e hispanos y Estados Unidos sufrió su primer gran derrota: la guerra de Vietnam.
Posiblemente los sucesos del Septiembre 11 de 2001, sean el preámbulo de profundas alteraciones que tendrá que sufrir Estados Unidos. Realidades apremiantes como 12 millones de inmigrantes ilegales, el desangramiento de la guerra con Irak y un deterioro del nivel de vida, podrían desembocar en nuevas olas de protestas similares al verano negro de 1967.
Y es que los ciclos de la historia se suceden… como la vida y la muerte. Esperemos que los nuevos cambios sean menos violentos que los de la década de los 60s.